Logo

Por que celebrar el “Día Internacional de la higiene menstrual”

Sucede cada 28 días -en el mejor de los casos- pero estamos programadas para esconder y avergonzarnos. “Estoy en esos días”, “Andrés”, “naturalmente prohibida”…hay tantos eufemismos como personas existen en el mundo, y todos ellos se inscriben en el mismo concepto: la sangre de la mujer es “sucia” y da “asco” y por lo tanto debe ser tapada. Nuestra sangre es tabú.

Y como todo en esta vida, esta actitud de negar lo que sucede en nuestros propios cuerpos, no es aleatoria, ni aislada de algunas culturas: Sucede desde que hay mujeres en el planeta tierra. La sangre menstrual fue mistificada, venerada y rechazada -según el caso- por las sociedades más antiguas del planeta.


Pero si la menstruación ocupa un cuarto de la vida de las mujeres durante unos cuarenta años, ¿cómo se llegó a torcer la realidad al punto de transformar algo que es el signo de la fecundidad, en maldición?

Para Hipócrates, el ancestro de los médicos, la mujer en cada ciclo menstrual “evacuaría el exceso de sangre que la envenena”. Por supuesto que estos tabúes se mantienen a lo largo de la historia, y son difíciles de erradicar.

Según el libro Mi sangre, de la reconocida escritora francesa Élise Thiébaut, la menstruación “sigue siendo un fenómeno misterioso, rodeado de leyendas, de supersticiones, de cosas no dichas y de ideas heredadas, que siguen impregnando mentalidades al punto de afectar la salud y el bienestar de las mujeres de todo el mundo”.

En cada ciclo menstrual, la mujer pierde 50 mililitros por ciclo, es decir, el equivalente a tres cucharadas soperas o un esmalte de uñas. Lo que representa, a escala de una vida de mujer menstruante, alrededor de 150 botellas de vino. Sin embargo, cuando se le pregunta a una mujer cuánta cantidad menstrua, ninguna duda en compararlo con una taza o un chopp de cerveza, evidenciando el desconocimiento sobre nuestro ciclo (¡si fuera así, deberíamos estar desangradas!).

🛑En palabras de Thiébaut: “Aunque ya estemos”.

Sobre las mujeres recaen tantos tabúes y misterios que necesitamos crear días internacionales, ubicarlos en un marco teórico y darles un carácter institucional para poder abordar las temáticas que nos aquejan desde que existimos en el planeta tierra. ¿Es fácil? No. ¿Es cómodo? Tampoco. Somos mujeres, no entendemos esos conceptos.

Este 28 de mayo es el Día Internacional de la higiene menstrual, un día creado para combatir el estigma de la sangre menstrual, así como también para generar redes de información sobre cuidados de la salud, pero también de nuestra economía.

Cómo escribió la feminista norteamericana Gloria Steinem a principios de los ‘80:
🎈Si los hombres menstruaran “la regla se convertiría en un acontecimiento masculino envidiable y digno de orgullo. Los hombres se vanagloriarían de la duración y del caudal”

Escrito por Malena Montes.

Corazonadas ciclicas

Diana Herrera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × tres =

WhatsApp chat